EL CMYK DEL SEXO EN JAPÓN

3 Escrito por - 27 septiembre, 2013 - + arte, num9, Publicidad
Print Friendly
Imagina que tus manos pudieran palpar los grabados desbordantes de pasión y desenfreno envueltos entre siglos de experiencia cultural erótica. Imagina por un momento volver al siglo XVI cuando todo comenzó para el arte gráfico japonés. No podría ni imaginar como se creó esa primera obra en manos de quien desprende olor a sudor puro. Pero intentémoslo por un segundo.

Visualicemos esas gráficas con carga sexual sin tabúes que los artistas orientales, con la práctica del grabado, hacían de su visión más erótica de la realidad.

torii kiyonaga‘Detalle de un dibujo de Torii Kiyonaga’

Este arte tiene su mayor manifiesto en la escuela shunga, cuyo término significa ‘primavera’ haciendo alusión a las relaciones sexuales y que durante siglos de historia artística nos ha deleitado con espectaculares grabados impresos mediante placas de madera.

shunga‘Shunga (1780) por Katsukawa Shuncho’

Volvamos a visualizar la esencia de este arte, sin prejuicios, con visión contemporánea de espectador involucrado en entender los ojos del artista del período Edo (sigo XVII-XIX). Quizás, la realidad de nuestra general visión sea pura pornografía, sin embargo, para la vida de un samurai, las obras de shunga representaban un talismán que le protegía ante un combate, para otros significaba, cosas tan remotas como evitar incendios en los hogares. Pero no neguemos la realidad, ellos también lo usaban como herramienta imaginativa, ya que la práctica sexual en pareja no era tan habitual como en la época moderna, convirtiéndose así en material impreso con el que se comercializaba, al igual que hoy ocurre con la producción erótica de películas, libros y revistas.

Xilografías con exquisitas posturas que no dejan escapar un solo detalle de las escenas eróticas.

untitled eritoc picture 1680‘untitled eritoc picture 1680’

Un simple manifiesto de transmitir el deseo carnal explícito en sencillos trazos y colores, las obras del gran maestro, Hokusai, que a pesar de su simpleza gráfica, van más allá de los grabados indios del Kamasutra.

hokusai-sexo-pulpos‘Taku Shunga Octopus (1814), por Hokusai’

La obra titulada ‘El sueño de la mujer del pescador’, nos sugiere que pueda estar entre dos muertes, la del más allá y la de placer, entre el inmenso mar del sexualidad rodeada por suculentos tentáculos.

Junto a líneas sinuosas entre la realidad y el cómic en ausencia de sombras, se unen los colores planos entre ocres y rojizos, siendo este último símbolo del sol y el calor, el erotismo y la sensualidad.

Hokusai tenía claro como transmitir en imagen el placer de una mujer jugando con el color y la irregularidad de las formas, riquísima manera de plasmar su realidad sexual.

Se puede encontrar varias versiones de esta ancestral obra, como la realizada por Hajime Sorayama, que usa la técnica de acrílicos y aerógrafo, el uso de colores oscuros y de nuevo la aparición del rojo como predominante para festín sexual de los sentidos.

sorayama‘Octupus, Hajime Sorayama’

Otros artistas como Utagawa Kuniyoshi en 1840, nos deleitan mostrando la sexualidad únicamente genital a través de ilustraciones de perros mapache los cuales dan diversos usos a sus escrotos con detalles gráficos más afilados.

kuniyoshi‘perros mapache 1840, Utagawa Kuniyoshi’

¿Se te ha ocurrido pensar porque usan tanto el rojo en el arte nipón? ¿Hace referencia a su más importante símbolo, el sol naciente, energía pura, como representa su bandera o da lugar a otro tipo de interpretaciones llenas de fantasía? Quizás, después de leer este artículo, sea lo que te sugiera. Pero lo que está claro es que es el color por excelencia tanto para la cultura japonesa como para la china; incluso nos lo podemos encontrar como una firma para la mayoría de autores gráficos japonés.

hanko firma firmanipona

Pinceladas de atractivos momentos de idealismo erotizado, que desde su resurgimiento convirtió al ukiyo-e en una corriente que produjo sus primeras historias gráficas sexuales. Haciendo uso de diagonales en formatos alargados con una perspectiva de la imagen despreocupada, sirvió de inspiración para muchos artista como los del manga.

Desde el siglo XI, el manga ha llegado a extenderse por todo Oriente y Occidente en cantidad de géneros, pero sin duda el hentai, de contenido pornográfico y que quiere decir ‘obsceno’, ha sido el más explotado en Japón. Los artistas del manga, dan rienda suelta a la imaginación con este tipo de diseños de colores planos y brillantes. Con un sinfín de mujeres desnudas para el gozo de aquellos que adoran este arte de las historietas gráficas o el anime, superando con la imaginación a la realidad que nos adentra en un mundo de extrema carga sexual.

hentai‘Manga hentai’

Y si por tu mente, entre otras ideas acaba de surgir la de diseñar personajes manga, el chara designer, desde luego debe tener una buena habilidad artística en anatomía, con un concepto claro sobre la sensualidad femenina. Observar con ojos de artista esa delgadez en las mujeres a la manera hentai, con caderas y hombros en ángulos opuestos, paradas en puntillas y con las espaldas arqueadas son algunos de los puntos de mayor atención de un buen diseñador chara sobre la figura femenina erótica.

Sería a principios del siglo XX cuando las artes niponas adquieren una nueva dimensión. Audrey Kawasaki consigue llenarse de inspiración con este arte sugerente del manga japonés fusionado con Art Nouveau, en una cadena de óleos erotizados que no llegan a cruzar la barrera de la obscenidad.

kawasaki‘Audrey Kawasaki’

Es el mundo de la publicidad y videojuegos donde se extiende nuevamente esta tendencia artística desprendiendo sexualidad. Un videojuego para Nintendo 3DS, Code of Princess, está cargado de erotismo en un sugerente ambiente japonés que deleita al jugador con la exuberante protagonista. Calidad en el diseño, con gran carga tonal de la escala cromática, son su fuerte.

CodeOfPrincess‘Code of Princess, Nintendo 3DS, 2013’

No nos cabe duda que Oriente se extiende de erotismo, particularmente en Japón, donde desde el grafismo hasta los objetos más inusuales- como la venta en máquinas expendedoras de braguitas usadas, se convierten en una práctica habitual nipona estando muy lejos de la tendencia cultural occidental. Pero lo que si es cierto es que cada vez más, esas costumbres eróticas son introducidas en nuestra cultura como es el caso del body sushi, que ya se practica en algún restaurante de Barcelona. Con lo que es muy probable, que algún día podamos ver un pie fingido asomarse por debajo de alguna puerta de cualquier baño público de nuestra ciudad, sin realizar mayor asombro ante tal collage sexual.

1 Comentario

Dejar una respuesta