A-diós rogando

8 Escrito por - 7 noviembre, 2013 - Literatura, num9
Print Friendly

Se nos está yendo Dios de las manos
con tanto pecado
entre nuestras caderas.
Polvo somos
y en polvo convertiremos esta noche
todos los lamentos, los kilómetros y
los versos que se quejaban más que
esta cama que hoy arde entre
dos pieles que se conocen tan bien
que se huelen desde el recuerdo.
No te prometo la vida eterna,
pero sí el Nirvana entre tus piernas.
Pídeme poesía
y te escribiré los versos más tristes
con la lengua.

Quizás ahora te buscaba un poema,
pero son tantas las ganas que tengo
de ver arder París juntos
que se me han olvidado las letras.

No hay comentarios

Dejar una respuesta