Sexo hasta en el café

0 Escrito por - 5 noviembre, 2013 - + arte, num9, Publicidad
Print Friendly

Ayer estuve tomando café con unos amigos. Al traerme el mío, me dieron un sobre de azúcar que tenía  impreso  “el semen es adictivo”. Sí, sí, tal cual. Sin ningún tipo de sutileza. Una frase de ese calibre en un sobre, que únicamente contiene azúcar.

foto 1

Sé que el sobre actúa como soporte publicitario, concretamente publicita  un blog. Ahora bien, es realmente necesario utilizar el sexo?

Está claro que en nuestra sociedad, el sexo es algo común, innato a la vida diaria.  No es que seamos una sociedad totalmente liberal ni mucho menos. Pero, gracias a los cambios políticos y sociales, hemos optado por una aceptación pasiva a las muestras explícitas  de sexo y  erotismo.

La publicidad ya desde los años 20 fue consciente del impacto y repercusión que el sexo tenía en la sociedad y lo usó para su fin: Captar la atención y persuadir al consumidor.  Eso sí, siempre  adecuándose al estilo y mentalidad de la época.  Así podemos ver anuncios altamente explícitos o extremadamente sutiles, en función de lo transgresores que pretendan  ser o la sociedad en la que se enmarque.

Un anuncio antiguo, sutil pero bastante creativo

Un anuncio  actual, explícito.

El problema radica en saber cuándo hacer uso del sexo. Hay que ser muy cautelosos, por ejemplo cuidar que no robe protagonismo al producto. El sexo es un gancho, no el protagonista. Con el siguiente anuncio vemos a lo que me refiero.

¿Podéis recordad la marca? cuesta, verdad?

Además hemos de buscar que el sexo tenga una conexión aunque sea remota con el producto. El anuncio debe  crear un vínculo con el sexo que le permita  jugar con el concepto y llegar a encontrar la forma adecuada de sobresalir de los demás. Bien sea el humor, la expectación, la sorpresa o el propio impacto.   Es saber captar los insights  y combinarlos  magistralmente de manera que el consumidor vea el nexo o  incluso lo cree él mismo.

Un gran ejemplo es la organización PETA. Busca llamar la atención de todos así dar a conocer el maltrato animal. Gracias a este sensual anuncio la organización tuvo gran repercusión mundial. Se entiende su propuesta, verdad? Y, aunque el anuncio fue censurado en las cadenas  de televisión, fue de los anuncios más vistos en internet y ¡en las noticias!  Cumplió su cometido generando además publicity. Una idea fantástica.

Otro gran asiduo del sexo es Diesel. Marca polémica y transgresora donde las haya, usa en esta campaña el sexo tal cual para vender su ropa. Lo interesante del anuncio es que no nos subestima. Nos dice una verdad y nos tienta. “El sexo vende, desafortunadamente nosotros vendemos jeans”.  Es directa y a la vez logra unir su producto con el poder tener sexo. Cuánto menos transgresora.

 

Una obra maestra para mí es el siguiente anuncio contra el sida. En este sí que hay relación directa con el sexo, debido al tema. Pero la creatividad y originalidad del anuncio es inigualable.

Sin embargo no siempre se es tan cuidadoso y se termina haciendo uso del sexo para impactar, dejando atrás el producto y sobre todo subestimando al consumidor. ¿Sexo para  publicitar un quita-grasas de cocina? Sin hablar del sexismo que hay en el anuncio, me temo que no encuentro mayor sentido ni  conexión.  Creo que es de los anuncios estereotipados que lejos de gustarme, me hace reflexionar en los pobres  planner  y creativo que no tuvieron mayor ingenio que éste. ¿Por qué? No hay necesidad, no hay vínculo. Cuando llego a casa y quiero estar con mi pareja, ¿mi mayor temor es que la vitrocerámica esté limpia?

Por eso el sexo es un arma de doble filo, puede generar verdaderas obras de arte o hacer una chapuza integral. Es un gancho del que se puede recurrir fácilmente pero no siempre será eficaz. Para que lo sea es inevitable la creatividad tanto en estrategia como en concepto. Que un sobrecito de azúcar ponga “El semen es adictivo”, resulta impactante.  Por lo menos conmigo ha cumplido su misión, ha captado mi atención y he terminado metiéndome en el blog para saber de qué tipo era. Simplemente era un blog en el que se ponen cosas “curiosas”.  Tiene sentido ahora:  la frase, es uno de los tantos datos “curiosos” que que podemos encontrar en el blog.  Técnicamente el anuncio aunque pueda no gustar, ha hecho un uso efectivo del sexo,  pero, ¿con todos será igual?

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta